viernes, 30 de junio de 2017

LA QUÍMICA QUE HACE VIVIR…


 Cuando tienes química con una persona, la ves como tu  persona ideal; lo máximo para ti, tu sueño realidad; porque la química mata carita, altura, peso, color, billetera… todo; la química es como una poderosa ola, mezcla de amor, pasión y deseo, que te arrastra irremediable a los brazos de quien te hace sentir mariposas en el estómago.

La química del amor te dispara a las nubes con los ojos vendados, con tu razón embotada, con tu voluntad extraviada…

La química amorosa te da la energía, el coraje, el valor para hacer locuras, para enfrentarte a todo y a todos; al mundo… si fuere necesario. Lo dejarías todo, te negarías a ti mismo; irías al cielo o al infierno… donde sea, si es con la persona que robó tu corazón.

La química te induce a la mentira, al chantaje, a la manipulación… a lo que sea, con tal de estar junto a la persona, que en pleno día, te hace ver estrellas.

Bendito proceso hormonal que te hace vivir de nuevo, que te hace brillar como el sol,  que te hace soñar despierto; que te lanza de nuevo al ruedo… al ruedo del amor…

El poeta describe la química del amor, en una vibrante declamación: https://youtu.be/AlJgMAUVWHY



 

lunes, 26 de junio de 2017

LA ETERNA LUCHA DE CAMBIAR A LA GENTE…

Si tú eres así… y así eres feliz… ¿por qué complicarme..?

La mayor lucha del ser humano es querer cambiar a los demás; hacerlos a nuestra imagen y semejanza; la eterna lucha…los cónyuges entre ellos, los padres con los hijos, el patrón con los empleados…en fin, siempre hay gente a quien cambiar…

Todos tenemos virtudes en mayor o menor grado; pero todos tenemos imperfecciones, defectos, errores, fracasos… nadie es perfecto.

Y lo peor: las imperfecciones se maximizan conforme llega la vejez y las virtudes pierden su destello en esta etapa.

¿PUEDES TÚ CAMBIAR A ALGUIEN?
Quizá aprendí algo tarde que yo no puedo cambiar a nadie; que solamente puedo hacer cambios en mí, en la medida que yo quiera y en la medida que yo trabaje en ello; nadie más puede cambiarme…

 De igual manera, tú no puedes cambiar a nadie; tú puedes cambiarte a ti mismo, pero a nadie más; querer cambiar a otros… será tu mayor fracaso y tu mayor frustración.

TÚ DECIDES A QUIEN ABRES LAS PUERTAS DE TU VIDA
Para no malgastarte en esta lucha, elige bien con quien vivir, con quien convivir y con quien relacionarte; tú eres el único que decides quienes entran a tu grupo afectivo, íntimo, amigable, de negocios, etc.

Nadie puede obligarte a relacionarte con nadie. Tú y sólo tú, decides a quien abres las puertas de tu vida… o a quién se las cierras.

ENTENDIENDO BIEN LAS RELACIONES HUMANAS
Las relaciones humanas, bien entendido, es ecuanimidad y diplomacia con quienes tenemos que relacionarnos; pero más paciencia y tolerancia y consideración para con quienes debemos relacionarnos.

 Vivir o convivir con alguien, y pasarse la vida intentando cambiarla, es doloroso y frustrante para ambos.

 Mejor es que ambos disfruten lo bueno y las virtudes mutuas; los dos adaptarse en lo que se pueda… y ser paciente, tolerante y considerado con todo lo demás.

DISFRUTA MÁS A LAS PERSONAS QUE PERMITES JUNTO A TI
Las vidas que hemos permitido en nuestras vidas, es porque están aportándonos algo bueno: amor, bienestar, alegría, seguridad, inspiración…  A los que dañan la vida, es mejor mantenerlos lejos.

 ¿Por qué sólo magnificar los defectos de las personas cercanas a nosotros y frustrarnos, en vez de enfatizar lo bueno de ellas y disfrutarlas más?

Así, que, disfruta mejor a las personas que accesas a tu vida; enfatiza todas sus virtudes, todo lo bueno, todo lo positivo…ámalas, disfrútalas… no te compliques con ellas..!

martes, 20 de junio de 2017

¿CUÁNDO ES EL MEJOR MOMENTO PARA ESCRIBIR?

¿Cuándo es el mejor momento para escribir: en la mañana, en la tarde, en la noche, en la madrugada..?

Todo tiempo es bueno para escribir… siempre que la inspiración esté contigo; si no es así, mejor ni lo intentes… Dios me libre de lo que escribirás…

 No eres tú quien decide cuándo escribir; es la inspiración. Y para la inspiración debes estar disponible las 24 horas, pues no sabes cuándo ha de llegar a inflamar tu mente y tu corazón de hermosos pensamientos y sentimientos.

Si tienes un horario para escribir, no eres un escritor inspirado: eres escritor obligado o pagado.

Cuando la inspiración te atrape, no permitas que ni el hambre ni el sueño te liberten.

Cuando la inspiración fluye incontenible…  el tiempo se detiene; y sólo necesito en la vida un café y dónde escribirla.

¿ESCRIBIR O NO ESCRIBIR…?


¿Debo seguir escribiendo poemas?

 No todo el mundo lee o escucha poemas; y eso me desanima a veces para seguir escribiendo a un público fantasma o minoritario.  

 Pero escucho mis declamaciones… y digo: ¿Yo lo escribí? ¿Yo lo estoy declamando? Y me gusta lo que escucho… y no es narcisismo. Y entonces, con más entusiasmo, decido seguir escribiendo mis poemas…  para mí…

O a veces, dormido, viene a mi mente un verso; lo garabateo en mi fiel cuaderno dormido junto a mi cama; y al día siguiente, al leerlo, digo: ¿Cómo dejar de escribir, si hasta dormido lo hago..?

Si la misma duda viene a ti, pregúntate: ¿te gusta escribir, te gusta lo que escribes, te gusta lo que haces? Si la respuesta es sí, adelante, sigue; que nada te detenga: conque a ti te guste lo que haces, ya tienes bastante... ¡Adelante!